El niño aprende que algo es bueno o malo. Ese conocimiento le motiva a seguir adelante. Un adulto queda atrapado en un arcoíris gris.