Cuando empecé a crear este blog, mis amigos me preguntaban si escribiría que el veganismo estaba de moda. La razón es que el veganismo todavía se asocia principalmente con la dieta vegana. Aunque la moda puede ser vegana también, es decir, desprovista de productos derivados de
animales.

La forma más fácil de explicar esto es usando el ejemplo de zapatos o bolsos: su versión vegana no está hecha de cuero natural. Se sustituye por otros materiales, tales como Piñatex (piel de piña) o materiales textiles y sintéticos. En cuanto a la ropa, por ejemplo, no puede estar hecha de
lana, cachemira, mohair o seda.

Tengo que admitir que en mi caso el cambio comenzó con la dieta (primero vegetariana y luego vegana). Sin embargo, rápidamente quedó claro que este cambio también afectaba otros aspectos de la vida. Igual que mucha gente que ha ido por este camino, he comenzado a cuestionar lo qué vestía y qué tipo de productos usaba. Vendí o regalé muchos bolsos, zapatos y ropa. Poco a poco comencé a buscar productos veganos. Aunque parece que hay cada vez más opciones, tengo la impresión de que hasta hace unos años no era tan fácil encontrar este tipo de productos.

Vivo en Polonia y tengo en cuenta la necesidad de usar cierto tipo de ropa, especialmente en invierno. Encontrar zapatos adecuados para el invierno y cómodos, que no sean de cuero (que muchas personas todavía consideran el material de mejor calidad) fue un desafío. Tuve un problema similar con los suéteres y abrigos (en su mayoría hechos de lana) o las chaquetas de invierno (rellenas de plumón).

Obviamente, esto no quiere decir que no existan productos hechos de materiales veganos. Simplemente, no es fácil encontrar los que también estén bien hechos, bonitos, minimalistas y, al mismo tiempo, tengan un buen precio.

Otra cosa que puede ser importante a la hora de elegir un producto es el aspecto ético de la marca. Tenemos en cuenta, entre otros, las condiciones en las que se fabricó la cosa y de dónde procedían los materiales. Todo se basa en el trato justo de los empleados de la empresa y los proveedores de materiales. Menciono aquí este aspecto, sin embargo, debo admitir que todavía tengo en mi armario algunas piezas de ropa de las cadenas de tiendas, de colecciones anteriores (algunas de ellas compradas en tiendas de segunda mano). Sin embargo, en este momento prefiero comprar productos de marcas éticas y sostenibles. Intento elegir marcas polacas (no solo) que sean veganas o que tengan productos veganos en oferta.

En mi opinión, es importante encontrar un equilibrio. La moda vegana tiene que gustarnos (y es un sentimiento subjetivo), ester bien hecha, quedarnos bien y ser útil. También es bueno tener en cuenta la ética y sostenibilidad de la marca.

Me gustaría que mi blog fuera una inspiración para los que quieran conocer la moda vegana y encontrar productos veganos interesantes.